web analytics
Análisis HTC Vive Juegos Oculus Rift Oculus Store PlayStation VR Realidad Virtual Steam

Análisis de FATED: The Silent Oath para Oculus Rift y HTC Vive

The Silent Oath
FATED: The Silent Oath, desarrollado por Frima Studio ya está disponible para Oculus Rift y HTV Vive, proponiéndonos una experiencia narrativa centrada en las emociones y ambientada en la época de Dioses y Vikingos.

FATED: The Silent Oath, desarrollado por Frima Studio para Oculus Rift, HTC Vive y PlayStation VR ya está disponible (al menos en las dos primeras plataformas y hasta que se lance la tercera), en una mediante la propia tienda de Oculus y en la otra desde Steam.

Esta aventura vikinga, creada especialmente para ser jugada en realidad virtual, nos pone en la piel de un padre de familia, que después de decidir entre perder la voz o morir gracias a la ayuda divina tendremos que ayudar a proteger a nuestra tribu y familia de lo que parece el fin del mundo.

FATED: The Silent Oath es una aventura inmersiva en primera persona ambientada en la era mítica de los vikingos y diseñada específicamente para la realidad virtual.

El juego se presenta como aventura en primera persona, convirtiéndonos en el protagonista de la misma gracias a la inmersión que nos permite la realidad virtual. En nuestro caso, las hemos probado con Oculus rift, con lo que el control se lleva a cabo a mediante el mando de Xbox One.

Stick izquierdo para mover la cámara, stick derecho para mover al personaje, gatillos para mover las manos de forma independiente y botón back para recolocar la cámara respecto al sensor de posición.

The Silent Oath VRBásicamente en eso se reducen sus controles, siendo bastante fácil movernos por el mundo de FATED: The Silent Oath. Junto a ello y “gracias” a haber perdido la voz, podremos responder a las preguntas de los personajes que nos hablen moviendo la cabeza, de la misma forma que lo haríamos en la realidad para decir “Sí” o “No”.

Como en todos los juegos de este inicio de “época” de Realidad Virtual, se intenta buscar un control que sea cómodo y no maree al usuario, así que como ya indiqué en el artículo sobre mis primeras impresiones con las Oculus, cada persona es un mundo. Por ello, en FATED: The Silent Oath, nos permite cambiar entre dos tipos de giro.

El normal y constante de toda la vida y el que va girando de 15º en 15º (aprox.). De esta forma la sensación que recibe nuestro cuerpo no es tan brusca y se evitan los mareos de des-sincronización entre nuestra vista y cuerpo.

Lo bueno es que pulsando el botón X del mando podremos cambiar rápidamente y en cualquier momento entre un tipo de giro u otro.

The Silent Oath VR

Los gráficos, tal y como se puede ver en las imágenes o en el video gameplay que os dejamos más abajo, son al estilo “cartoon, con lo que no esperéis un juego de aspecto realista. El objetivo de Frima Studio ha sido el de destacar todos los elemento típicos de un mundo vikingo de forma “exagerada”, pero muy sutil y bonita.

Durante la aventura podremos fijarnos en cómo caen las hojas de los árboles, ver pájaros pasar volando encima de nosotros, “sentir” el frío en el ambiente, ver a los murciélagos dormir… Una serie de detalles que en cualquier otro juego podrían pasar desapercibidos pero que al vivir la experiencia en RV se agradecen.

El juego empieza a modo de tutorial, donde aprenderemos a movernos, responder, cazar o incluso conducir carruajes, todo muy sencillo y tranquilo… hasta que la cosa se lía del todo tal como podéis ver en el video:

A partir de aquí empezará el juego en si, donde la supervivencia y la resolución de puzles serán las claves para conseguir proteger a nuestra familia y avanzar en la historia. Esto hace que FATED: The Silent Oath tenga muchos toques emotivos y la historia cobre un papel muy importante, más allá de ser un simple juego de aventuras.

El miedo es un concepto que es relativamente fácil de lograr en la realidad virtual, pero con FATED queríamos explorar la compasión, la tristeza, la felicidad y otras emociones complejas.

Eso sí, todo es muy líneal y guionizado, con lo que no esperéis explorar el entorno ni ir a vuestra bola, ya que se vende como una “eexperiencia con historia guiada, y una narrativa que se centra en la emoción sobre la jugabilidad“.

¿Lo peor? Que es un juego extremadamente corto y os quedaréis con ganas de más… Y es que este tiene una duración de no más de 1,5-2 horas, y eso teniendo en cuenta que el personaje no corre, solo anda.

El juego está en inglés y no dispone de subtítulos y, aunque no usa un lenguaje muy complejo, sí que es necesario entenderlo mínimanente para poder responder al resto de personajes cuando se dirijan a nosotros y entender la historia sin problemas.

Sin duda estamos deseando que lleguen próximas partes de FATED: The Silent Oath para ver como continúa la historia, así que si queréis darle una oportunidad lo podéis descargar desde la tienda de Oculus o desde Steam usando el siguiente enlace:

FATED: The Silent Oath
Price: 9,99 €

Deja un comentario

Pulsa aquí para dejar un comentario

Publicidad

Publicidad